Música en streaming, la gran arma de las discográficas ante el pirateo

Desde hace algunos años, el pirateo de discos ha comenzado a descender significativamente gracias al gran auge de los diferentes servicios de música en streaming que existen en Internet. Unos servicios, que están siendo utilizados por un mayor número de personas, dado el gran interés mostrado videos porno gratis por las discográficas por volcar el trabajo de sus artistas en este tipo de plataformas y la cada vez más amplia oferta musical que existe en lugares tan conocidos como Spotify, Grooveshark  o Deezer.

¿Estás pensando en regístrate en alguno de estos servicios, pero te decides por uno? No te preocupes, ya que en los próximos minutos te vamos a hablar sobre algunos de los mejores servicios de música en streaming del momento.

¿Cuáles son los mejores servicios de música en streaming?

Last.FM

Last.FM

Comenzamos con el servicio más antiguo de música en streaming más antiguo de todos los que hoy en día podemos encontrar online, Last.FM.

¿Qué le diferencia del resto de sus competidores? Su capacidad para encontrar grupos o cantantes que son similares a los que tú has incluido en tu perfil. Puede parecer que no es gran cosa, pero de todos los servicios que he utilizado, Last.FM ha sido el único que me ha mostrado sugerencias que verdaderamente se ajustaban a mis gustos musicales y podían ser de mi interés.

El único problema que tiene este magnífico servicio, es que no te permite escuchar los temas de forma aleatoria.

Spotify

Spotify

Tras una serie de cambios, que obligaron a muchos usuarios a buscar alternativas para evitar la limitación de escucha de las canciones, Spotify ha conseguido convertirse en el rey de la música en streaming.

¿Qué ha hecho que la gente se decante por ella? Su enorme catálogo musical en continuo crecimiento, el cual ya acumula más de 30 millones de pistas musicales, la posibilidad de hacer listas musicales en las que puede añadir canciones cualquier persona y la posibilidad de disfrutar de Spotify en cualquier tipo de dispositivo que utilicemos.

Grooveshark

Grooveshark

Si eso de tener que instalar una aplicación en tu ordenador, teléfono o Tablet no te convence demasiado, el servicio que estás buscando es Grooveshark.

Tiene un catálogo similar al de Spotify y además poder acceder a él cómodamente desde cualquier tipo de navegador, posee bastante material que no se encuentra en los enormes archivos de su competidor y tiene una interfaz mucho más intuitiva. Eso sí, debes tener cuidado con la música que subes desde tu ordenador, ya que al compartir todas sus ganancias xxx con las discográficas y autores, esta puede ser eliminada y tu cuenta denunciada.

La mejor opción de las tres es…

He utilizado las tres en diferentes momentos y aunque a veces la publicidad que aparece en las cuentas free es un poco molesta (también posee una opción Premium sin publicidad), creo que ahora mismo la mejor opción para escuchar música en streaming es Spotify.

Tiene el mejor catálogo, se actualiza periódicamente (incluso a veces demasiado) y cada vez más artistas están volcando toda su discografía en su base de datos.

¿Han afectado las redes sociales en nuestros gustos musicales?

Aunque nos neguemos a admitirlo, las redes sociales han conseguido alterar un sinfín de  cosas de nuestra vida cotidiana. Cosas tan banales como nuestros gustos musicales puede ser vistas por cientos de miles de personas de todo el mundo con un solo clic de su ratón.

Una pérdida de privacidad que tiene muchas más ventajas que inconvenientes, ya que gracias al gran auge de las redes sociales, ahora podemos estar mucho mejor informados de todas las novedades de nuestros artistas preferidos e incluso es posible hacer algo que hasta hace algunos años era algo completamente impensable, comunicarse de forma mucho más directa con ellos.

Niños escuchando música

Las nuevas posibilidades que nos han abierto las redes sociales

Tal y como hemos dicho un poco más arriba, las redes sociales nos han dado la posibilidad de poder entablar una relación mucho más directa con aquellos artistas de los que somos seguidores. Ahora ya no son esos seres inalcanzables a los que tan solo podías escuchar en la radio o ver muy de vez en cuando el  en alguna entrevista o el programa musical de los fines de semana.

En estos momentos, nos dan la posibilidad de ver como desarrollan el proceso creativo de sus discos, invitan directamente a que asistamos a alguno de sus conciertos, tienen en cuenta algunas de las opiniones de sus fans y sobre todo, contestan a directamente a todas aquellas cuestiones interesantes que sus seguidores les realizan.

Pero no es la única cosa que nos han dado las redes sociales nos han regalado, también ahora es mucho más fácil para nosotros descubrir a nuevos artistas a los que de otra manera no nos hubiéramos ni tan siquiera acercado, conocer todos los acontecimientos musicales que se van a producir en las próximas semanas en nuestra ciudad y compartir de forma más directa con nuestros amigos y seguidores, las canciones que más nos han llamado la atención últimamente.

Escuchar música

¿Han afectado las redes sociales en nuestros gustos musicales?

No sé si afectar es la palabra más adecuada para definirlo, pero sí que nos están haciendo que nos abramos un poco más a escuchar otro tipo de estilos musicales que se encuentran alejados de la que nosotros consideramos como nuestra zona de seguridad. Y lo están consiguiendo, porque al poder acceder a ellas de forma totalmente anónima, perdemos el pudor que su escucha puede llegar a causarnos en cualquier otro tipo de ámbito.

No solo nos hacen que seamos mucho más abiertos a recibir otro tipo de influencias musicales, sino que además nos animan a que los compartamos con el resto del mundo, por muy raros que estos sean. ¿Cómo han conseguido esto último? A través de la enorme cantidad de grupos y páginas de todo tipo que existen en las redes sociales. Por muy extraño que sea lo que escuchas, siempre acabas encontrando a un pequeño grupo de personas con las que te puedes sentir arropado y puedes compartir tus impresiones sobre ese cantante o ese tipo música que tan rara les parece a todos los que te rodean.

Barei, la mejor representante española de los últimos años

Recuerdo perfectamente como si fuera ayer mismo, cuando RTVE anunció que entre los candidatos a representar a España en Eurovisión, iba a estar alguien que era totalmente desconocido para el gran público. Tras semanas llenas de especulaciones y bailes de nombres al fin apareció la lista oficial, en la que efectivamente se encontraba el nombre de Electric Nana y Barei.

Una pareja de cantantes, que personalmente no me sonaban de nada, a las que no les presté demasiada atención en un primer momento. Una semana más tarde, llegaron los primeros xxx de las canciones, los cuales hicieron que descartara de inmediato a un par de candidatos que poco o nada tenían que ver con mis gustos musicales. Pocos días después, con las canciones completas mi lista de favoritos se quedó reducida a Barei y Electric Nana (siendo esta última mi favorita).

Barei

El primer día de febrero llegó y con él la gala en la que se decidiría quien nos representaría en Eurovisión. No la vi comenzar y tampoco me interesaba mucho lo que en ella sucedía, pero…cuando apareció en mi pantalla la imagen de Barei (guapa como nunca) no pude dejar de mirar, hasta que la canción se había apagado de forma definitiva.

Era tan hipnótica, atrayente y se lo estaba pasando tan bien encima del escenario, que ya no quise ver nada más, pues sabía perfectamente que ninguna otra actuación me iba a impactar de la misma manera. Una sensación, que parece que también sintieron todos aquellos que votaron zoofilia desde sus casas, ya que Barei consiguió convertirse en la representante española de Eurovisión 2016.

Desde ese 1 de febrero, no solo ha conseguido que multitud de personas nos acerquemos a su música, sino que además se ha metido tanto en su papel de candidata, que ha acudido a la práctica totalidad de actos promocionales organizados por Eurovisión a lo largo y ancho de Europa.

¿Qué tiene Barei que no tengan las anteriores representantes?

1.Un proyecto sólido en el que cree fervientemente y del que no es tan  solo la persona que pone la voz. Participó en la creación de su canción  y tiene la suficiente experiencia y seguridad en sí misma para saber  qué es lo que más le conviene para hacer brillar su actuación.

2.Entiende perfectamente que es una oportunidad única para hacer  despegar su carrera. Es por eso que está trabajando como una mula  para que tanto ella como su canción, sean apoyadas en el mayor    número de lugares posibles.

Barei Eurovision 2016

3.Es muy cercana a sus fans e intenta interactuar con ellos todo lo que  puede a través de las redes sociales. Y no son los únicos con los que se  muestra mucho más abierta que alguna de sus antecesoras, también  está dispuesta a conceder entrevistas a cualquier tipo de programa  que se lo pida.

4.Desde el primer momento ha conseguido conectar con los eurofans  contándoles detalles de todo el proceso, permitiéndoles incluso que le  enviaran sus ideas para conseguir alcanzar la victoria en Eurovisión  que tantos años lleva esquivando a España.

Eurovisión, un festival que no es tan friki como parece

Multitud de personas, al escuchar a una determinada persona hablar con cierto entusiasmo sobre el Festival de Eurovisión, tienden a etiquetar a esa persona con el apelativo de friki, raro o incluso, si este es un hombre, incluso pueden llegar a llamarle afeminado.

¿Por qué utilizan siempre estos mismos calificativos? Por la misma razón que rechazan determinados cambios políticos, por puro y simple desconocimiento de todo lo que rodea al gran festival de la canción europea.

Eurofans

Eurovisión, un festival que no es tan friki como parece

Confieso que hasta hace dos o tres meses, yo tenía la misma opinión que el resto del mundo sobre Eurovisión, pero ahora que lo estoy viendo cómo funciona desde dentro, mi visión sobre este acontecimiento ha cambiado de forma radical. ¿Qué me ha hecho cambiar de parecer en tan poco tiempo? Conocer a un nutrido grupo de personas de todas las edades, que sienten pasión no solo por este Festival, sino por todo aquello que tiene lugar los meses anteriores.

Para que los podáis comprender un poco mejor, voy a haceros un resumen sobre cómo funcionan las cosas, desde que un país inicia la fase de selección, hasta que el representante se encuentra a las puertas de Eurovisión.

La preselección y la elección de los candidatos. Aunque todo el mundo piensa que el proceso de preselección tiene lugar un mes o dos antes de que los cantantes sean elegidos, lo cierto es que este proceso se inicia unos días después de que Eurovisión finalice y se da por finalizado a mediados del mes de diciembre.

Tras ese período de envío de candidaturas, en el que supongo que se irán descartando poco a poco las propuestas menos interesantes, el comité de expertos se reúne y da una lista de candidatos para que estos presenten sus propuestas en una gala televisada.

El día de la elección. Como todo en esta vida, este día puede ser un acontecimiento muy importante en un determinado país o pasar bastante desapercibido como sucede en España. Dejando a un lado la importancia que se le da a este hecho, todos los futuros representantes  son elegidos de la misma manera mediante una votación en la que interviene el público desde sus casas, un jurado de expertos que ve las actuaciones en el plató y un determinado número de países que actúan como jurado internacional.

Promoción. Una vez que cada país elige a su representante, llega lo que más les gusta a los denominados como eurofans, la promoción interior y exterior de los 46 cantantes o grupos que participarán en el próximo Festival de Eurovisión. ¿Por qué les gusta tanto esta fase? Porque les permite poder conocer mucho mejor a sus candidatos favoritos y comprender cuáles son sus motivaciones, ver si cumplen con sus expectativas en directo y con la ayuda de las redes sociales, poder comunicarse con ellos para hacerles llegar sus impresiones.

Como podéis ver, no dista tanto de una gira de tipo europeo de cualquier cantante de éxito. Así que, la próxima vez que veáis o habléis con un eurofan, recordad que no es tan diferente a vosotros como pensáis.